Una investigación alerta sobre la idealización del consumo de alcohol de la juventud en Instagram

Un estudio encabezado por investigadoras de la Universidad de Granada (UGR), con la colaboración de las universidades de Sevilla, Jaén, Oviedo y Castilla-La Mancha, avisa sobre el riesgo que supone que la juventud idealice el consumo de alcohol, relacionándolo constantemente con la diversión y el ocio en las publicaciones de Instagram.

En tiempos de COVID-19, señalan las expertas, esta práctica se ha acentuado y «compartir ‘eventos de la bebida’ se ha convertido en un divertimento habitual entre las personas jóvenes en redes como Instagram». De hecho, sostienen que «la pandemia ha reestructurado las pautas de este colectivo tanto en el consumo de alcohol como los usos que hacen de las redes sociales», detalla la catedrática de Antropología Social de la UGR e investigadora del Instituto Universitario de Investigación de Estudios de las Mujeres y de Género, Nuria Romo Avilés.

La muestra total de carácter intencional está compuesta por 118 adolescentes y jóvenes de entre 15-24 años. Las investigadoras califican Instagram como «parte de la fiesta, parte imbricada en la vida cotidiana de las personas jóvenes, en la que se comparten regularmente imágenes deseables de las pautas de consumo de alcohol y sus efectos».

Adolescentes y jóvenes construyen así un modelo online idealizado del alcohol, de modo que estas publicaciones solo hacen visibles los efectos de la fase de desinhibición tras el consumo y se obvian el resto de las fases de los efectos de las bebidas alcohólicas, aquellas que perjudican a la salud.

Según los últimos estudios, el primer consumo de alcohol se sitúa en los 14 años y en estudiantes de entre 14 y 18 años el alcohol se posiciona como la sustancia psicoactiva más consumida.

Las personas entrevistadas para este trabajo muestran que la cultura de la intoxicación y su transmisión virtual no son neutras al género. Las chicas relatan vulnerabilidades en relación a su imagen –a ellas se les juzga más y de peor manera– y al padecimiento de distintos tipos de violencias.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.