España, sexto país de la UE con el alcohol más barato

La Unión Europea tiene uno de los niveles de consumo de alcohol más elevados del mundo pero tomar una caña, un vino, un chupito o una copa en un bar del norte del continente no es lo mismo que hacerlo en el este de Europa o en el sur, al menos para el bolsillo de quien tiene que hacerse cargo de la factura, que puede llegar a multiplicarse por tres. Según los últimos datos de Eurostat, el estado miembro más caro para beber alcohol sigue siendo Finlandia mientras que España se mantiene como sexto país con el alcohol más barato.

Según el último ránking de Eurostat, a Finlandia (176) le siguen en la lista de países más caros Irlanda (173,5), Suecia (143,7), Reino Unido (142,7), Dinamarca (142) y Grecia (123,4). Italia, Eslovenia, Bélgica, Chipre, Malta, Holanda, Letonia y Estonia también tienen bebidas alcohólicas con precios que se sitúan por encima de la media europea. Los dos últimos países del Báltico, con precios 25 puntos más caros que los que pueden encontrarse en la Península Ibérica.

Mientras tanto, entre los más baratos para beber alcohol, tomando como punto de partida una media de 100, están Bulgaria (65), Rumanía (71,9), Hungría (75,6), Eslovaquia (80,5) y Polonia (82,7). España, según esta misma clasificación, ocupa la sexta plaza de la UE con los precios más baratos (84,1) para las bebidas alcohólicas, por debajo de la vecina Portugal (96,1) y también Francia (88,9).

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *